«Estoy muy contenta con los talleres que realizamos a los niños en las escuelas. Me está ayudando a mejorar muchísimo mi relación con los pequeños y a incrementar la esperanza de que en un futuro...»
Ana Manzano, Voluntaria España
Después de 2 años y tres meses de rehabilitación, el día de hoy Jaraba (un manatí macho adulto) regresó a las ciénagas del Magdalena, como parte de los compromisos establecidos el día de su rescate.
 
En abril de 2016, la comunidad de Jaraba (Magdalena) contactó a la Corporación Autónoma Regional del Magdalena - Corpamag para evaluar la situación de un manatí que habitaba en la ciénaga del mismo nombre. En la evaluación, se encontró un manatí macho adulto en avanzado estado de desnutrición y a punto de fallecer, debido a las condiciones de la ciénaga: falta de vegetación, bajos niveles de agua y sedimentación. 
Después del examen veterinario realizado por la Fundación Omacha, se tomó la decisión de trasladar a Jaraba (nombre que le colocó la misma comunidad) a la estación piscícola de la Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y del San Jorge - CVS, ubicada en Lorica departamento de Córdoba, para comenzar su rehabilitación.   
 
La rehabilitación de Jaraba 
Este procedimiento se realizó en el marco de los convenios, entre la CVS y la Fundación Omacha, para la conservación de los manatíes (Trichechus manatus) del Caribe. Los primeros meses fueron críticos: después de superar la deshidratación y desnutrición que aquejaban a Jaraba, se trató una herida de arpón la cual no había sanado correctamente y que desencadenó una infección, además de enfrentar la falta de apetito que los exámenes veterinarios indicaban que se trataba de una gastritis. 
Después de superar el periodo crítico, se le suministraron vitaminas y otros suplementos para mejorar su salud. La alimentación más otros cuidados en un tanque de cuarentena, al tiempo que se cuidaba una infección en la piel, mejoraron el estado de salud de este manatí.
 
Superados estos momentos, se decidió que era la hora de regresar a Jaraba a su hábitat gracias al trabajo de la CVS, Corpamag y la Fundación Omacha, además del apoyo del doctor Antonio Mignucci y sus profesionales del Centro de Conservación de Manatíes de Puerto Rico.
 
El regreso a la ciénaga
En febrero de 2017 y a inicios del año 2018, se le comunicó a la comunidad de Santa Ana, Magdalena, el estado de recuperación del manatí. Además, se indagó la percepción de la comunidad y su disposición para recibirlo. Para preparar su liberación, en los meses de mayo, junio y julio se realizaron actividades de educación y sensibilización con la comunidad sobre la conservación de los manatíes y sus hábitats, al tiempo que se distribuía material educativo.
El futuro
A Jaraba se le instaló un cinturón para hacer un seguimiento vía VHF (Ver video) y conocer su ubicación después de la liberación… Así se cumple el compromiso con la comunidad y se devuelve al manatí a su hábitat. Igualmente, se fortalecen los lazos institucionales entre las autoridades ambientales, se demuestra que es posible la conservación de los manatíes del Caribe colombiano y que la  comunidad está dispuesta a cuidarlo, sabiendo que así están garantizando la conservación del manatí, juntos con los ríos y ciénagas del departamento.
 
 
Información relacionada:

 

Hace unos pocos días, nuestro amigo e investigador asociado Germán Garrote anunció que una hembra de lince ibérico, nacida en el 2017, ha sido bautizada con le nombre de Omacha, como homenaje a nuestra fundación. El nacimiento de esta cría de lince se dio en una zona de olivares, en la población de Andújar (Jaen, Andalucía, España).

Hasta el año 2015, el lince ibérico se encontraba en estado de amenaza En Peligro Crítico, y ha sido reclasificada a En Peligro. Gracias a los programas de conservación desarrollados durante la última década, se ha logrado revertir esta situación, logrando quintuplicar tanto el número de linces presentes como su área de distribución. Esta recuperación ha favorecido la presencia de la especie en nuevos y sorprendentes hábitats, como el olivar.

Actualmente, quedan alrededor de 550 linces. Omacha es una hembra que habita en Andújar junto a otros 200 linces aproximadamente. Esta cría de lince es la hija de Novata, quien ha sido la primera lincesa que ha criado con un año de edad, cuando lo habitual es empezar a criar con dos o tres años. Omacha y su madre tienen su territorio en una zona de cultivos de olivar.

Sin embargo, Novata y Omacha se encuentran en un zona complicada, debido a que está altamente intervenida y se encuentra expuesta a las acciones humanas. A pesar de lo anterior y de ser una zona eminentemente agrícola, la subsistencia de esta especie en el territorio se hace posible gracias a la existencia de abundantes poblaciones de conejo (la presa principal del lince ibérico). Además, tras años de vigilancia en la zona, se han podido reducir, notablemente las causas de mortalidad relacionadas con la presencia del ser humano, como lazos, cepos o venenos.

Solo nos queda desearles lo mejor a Novata y a su pequeña cría, que lleva el nombre de la Fundación Omacha.

En la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente, ayer 5 de junio, el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible Luis Gilberto Murillo anunció la designación del río Bita como sitio Ramsar en la ciudad de Puerto Carreño, capital del departamento de Vichada, Colombia.  Con esta designación, el río Bita será el sitio Ramsar más grande del país, con 822.000 hectáreas aproximadamente.
 
La riqueza de biodiversidad del Bita
El río Bita atraviesa el Vichada de occidente a oriente, desde el municipio de La Primavera hasta Puerto Carreño, en donde desemboca en el río Orinoco, en la Orinoquia colombiana. Se caracteriza por ser una zona rodeada por alta vegetación distribuida en diversos hábitats como: bosques, varíllales, morichales, zurales y sabanas.
 
Sobre este río, la Fundación Omacha ha trabajado junto con otras organizaciones a través de la alianza por el río Bita. Gracias a esta unión se ha podido generar información muy valiosa sobre su biodiversidad. Una de esas publicaciones es el libro Biodiversidad del río Bita, serie Fauna Silvestre Neotropical, del Instituto Alexander von Humboldt. Para conocer más sobre la biodiversidad de este río, puede consultar:
 
 
 
 
 
Trabajo articulado por el río Bita
Para este río se articulan varios aspectos que generan una oportunidad única. No solo cuenta con esta designación como sitio Ramsar y la respectiva construcción del plan de manejo, la cual se trabaja de la mano con el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Resnatur, WWF - Colombia, Corporinoquia y la Fundación Omacha, sino que gracias al trabajo con Fondo Acción y Corporinoquia se desarrollará del Plan de Manejo y Ordenamiento de una Cuenca (POMCA) y, por otro lado, con la AUNAP se trabajará en el tema pesquero. 
 
En este orden de ideas, el río Bita contaría con tres figuras de conservación y manejo: el sitio Ramsar con su respectivo plan de manejo, el plan de manejo de la cuenca y un plan de ordenamiento pesquero. Para Fernando Trujillo director científico de la Fundación Omacha: “Es una gran oportunidad en el que este río se podría convertir en un río piloto, un río ejemplo para el resto del país sobre figuras de ordenamiento territorial.”
 
Por ultimo, cabe resaltar que en esta designación está el trabajo cooperativo de muchas organizaciones, además de la Fundación Omacha, como el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, WWF - Colombia, la AUNAP, la gobernación del Vichada, el Instituto Alexander von Humboldt, Corporinoquia, Parques Nacionales Naturales y la Armada Nacional, entre otros.
 
Información relacionada:
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

El pasado 6 de mayo, el motorista de la Fundación Omacha Marcos Vásquez, reportó el varamiento de un manatí adulto y una cría en el sector de la Arenita, en la Ciénaga de Ayapel. Luego del llamado, con el apoyo de los miembros de la comunidad y siguiendo las instrucciones del grupo de profesionales de la Fundación Omacha y la Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y del San Jorge CVS se llevó acabo la necropsia de los manatíes, los cuales se encontraban flotando en el agua.

Según se informó, los animales varados en el lugar corresponden a una hembra adulta y a un neonato hembra, quienes aun contaban con la placenta y el cordón umbilical respectivamente. Ambos se encontraron en estado de descomposición avanzado, siendo más significativo en la madre.

El informe arrojó que la hembra presentaba expulsión de la placenta y además exposición de un órgano tubular desde la apertura genital, compatible con el útero. Así mismo se encontraron marcas en el costado derecho, compatibles con la colisión por un bote. Sin embargo, tras realizar la necropsia se observó que las lesiones por colisión fueron superficiales, ya que no hubo compromiso en tejidos blandos ni órganos internos.

Los hallazgos más evidentes de la necropsia sugieren que la madre murió por complicaciones en el parto, y en consecuencia presentó prolapso uterino y complicaciones colaterales como: hemorragias y deshidratación severa. Por otro lado, con respecto a las marcas por colisión, se sugiere que estas no fueron determinantes en la causa de muerte de la madre, pero pudieron un factor contribuyente a desencadenar las complicaciones en el parto debido al estrés e intenso dolor.

Cabe resaltar que gracias a la comunidad de pescadores del sector, quienes habían sido capacitados anteriormente por la CVS y la Fundación Omacha para atender este tipo de casos, se facilitó el hallazgo y la realización de la necropsia de los dos manatíes.

Información relacionada:

A causa de que el pasado 12 de febrero del presente año, un manatí juvenil quedara atrapado accidentalmente en una red de pesca en la cienaga de Ayapel, fuera evaluado por personal de la fundacion Omacha con la ayuda de pescadores y posteriormente liberado. Se llevó a cabo un taller de capacitación sobre “Generalidades y casos de varamientos de manatí” con un grupo de pescadores de la zona, proporcionandoles la informacion basica y detallada de como actuar en caso de varamiento. Durante el taller, se explicaron caracteristicas morfológicas, importancia del manatí en la ciénaga, se realizaron ejercicios sobre como tomar las medidas morfométricas de un individuo de manatí y como diligenciar los formatos de varamiento.

El taller fue liderado por la Fundación Omacha, gracias al apoyo la Corporación Autonoma Regional de los Valles del Sinú y del San Jorge (CVS), La empresa Hocol, la Fundación del Alto Magdalena y la Alcaldía municipal de Ayapel, las cuales adelantan acciones para contribuir al desarrollo del Plan de Manejo del DRMI - del Complejo Humedales de Ayapel, a través de la educación y participación comunitaria, lo cual permite proporcionar fundamentos para la toma de decisiones sobre el manejo y la conservación del área natural protegida y del manatí como especie centinela en la ciénaga.

El grupo de pescadores manifestó el interés de continuar aprendiendo y seguir vinculándose a las actividades relacionadas con la conservación de la especie y del Complejo de humedales de Ayapel.

 

Página 1 de 35