«Ser voluntaria de Omacha por un mes es una experiencia que no posee una palabra para definirse y si posee muchas para describirse»
Angela Judith, Voluntaria Colombia

En nuestro planeta existen unos ecosistemas llamados humedales, los cuales son muy importantes en nuestro diario vivir, por las funciones y servicios que nos prestan. Por ejemplo: tienen la gran capacidad de regular el clima del mundo.

La humanidad ha dependido de los humedales para su desarrollo. Son áreas de un altísimo valor en términos biológicos, económicos y de calidad de vida. 
 
Desde los sitios más remotos del planeta, hasta los sitios más cercanos al hombre se pueden encontrar diversas clases de humedales y, sin duda alguna, son los ecosistemas más productivos del planeta.
 
¿Qué es un humedal?
Son ecosistemas que, en general, se desarrollan en zonas sometidas a inundaciones periódicas. En el periodo de inundación, se forman espejos de agua o se expanden los existentes. En el periodo seco, esos espejos disminuyen o desaparecen, pero se mantienen niveles altos de humedad. 
 
Los humedales prestan valiosos bienes ambientales a la sociedad:
  • Satisfacen necesidades básicas: agua y alimentos (peces, moluscos, crustáceos y frutos)
  • Obtención de recursos naturales o materias primas, así como recursos forestales: resinas, maderas, leña y cañas.
  • Recursos para la vida silvestre como: alimento y refugio para aves migratorias, pequeños mamíferos, anfibios, entre otros. 
Y también prestan valiosos servicios ambientales:
  • Controlan las inundaciones actuando como esponjas que almacenan y liberan lentamente el agua lluvia. En época de lluvias, recogen el agua; y en época seca, la devuelven a la tierra para impedir la sequía. De esta forma mantienen el equilibrio entre inundaciones y sequías, en las zonas donde se encuentran. 
  • Mantienen equilibrios ecológicos  básicos, como la regulación del clima y la hidrología, y la conservación de la biodiversidad.
  • Retienen sedimentos y nutrientes.  
  • Actúan como filtros previniendo el exceso de carga orgánica (desechos humanos y animales).
  • Además, los humedales son puntos de relaciones sociales, culturales e históricas: lugares sagrados, recreativos, simbólicos. 
Su vegetación, fauna y flora
La vegetación acuática de los humedales está formada por plantas flotantes o arraigadas, de aguas tranquilas como buchón de agua o lirio de pantano, tarulla, oreja de ratón, lenteja de agua y loto o lechuga de agua. En los caños se encuentran las comunidades de pajonales densos e inundados de cortadera. En climas cálidos y fríos se encuentran los juncales de totora.
 
Los humedales son el hábitat de numerosas especies de fauna y flora. Las aves acuáticas es uno de los grupos que más utilizan estos ecosistemas: la garza real, la garcita del ganado, el pato yuyo, la garza paleta, los pisingos, el pato turrio y la tingua, entre muchos más. Las aves migratorias también habitan estas zonas: el pato pequeño, el paleador, el cerceta y el barraquete aliazul.
 
Entre los mamíferos que viven y dependen de los humedales se pueden citar: chigüiros, nutria gigante y nutria neotropical, y el manatí del Caribe y el Amazónico. Las babillas, los caimanes y las tortugas son las especies de reptiles más representativas. 
 
Clases de humedales
La Convención sobre los Humedales (Ramsar, Irán, 1971) clasifica estos ecosistemas en humedales de agua salada, dulce o artificial. En Colombia existen grandes extensiones de humedales y de varios tipos:
 
Pantanos: son zonas con aguas estancadas y poco profundas. En ellos crecen plantas acuáticas y muchas veces ocupan valles abandonados por las aguas de los ríos.
 
Marismas: son zonas bajas y pantanosas a la orilla del mar, que se inundan por efecto de las mareas, o por efecto de la llegada de las aguas de ríos que desembocan en sus proximidades.
 
Esteros: son áreas pantanosas de gran tamaño que se llenan de agua, por fuertes lluvias o por el desborde de un río durante las crecientes. Los esteros son planos y amplios, la bora y  los buchones son su vegetación característica, y albergan una gran diversidad de garzas, alcaravanes, zaínos, chigüiros y dantas.
 
Manglares: son ecosistemas de pantanos, se ubican en los litorales tropicales de suelo plano y fangoso y aguas relativamente tranquilas. Presenta formaciones boscosas de plantas leñosas y tolerantes a la sal, y son el hábitat de una gran cantidad de peces marinos y otros organismos costeros. 
 
Ciénagas: son áreas en donde el agua circula en dos direcciones dependiendo de la época del año en la que se encuentre. Si es un periodo lluvioso, el agua corre del río hacia el cuerpo de agua. En épocas secas, el agua corre del cuerpo de agua hacia el río. Sus aguas son dulces o salobres y de poca profundidad.
 
Estuarios: son cuerpos de agua donde la desembocadura de un río se abre hacia el mar, y presentan características entre dulce y salada.
 
Ribereño: son vegas de inundación en donde se pueden observar bosques de galería y morichales. Estos le dan paso a las selvas y sabanas inundables en la Orinoquia.
 
Morichales: son ecosistemas que se forman en áreas de la sabana donde brota agua continuamente. Se caracterizan por la dominancia de palma de moriche (Mauritia flexuosa).
 
Saladillales: se encuentran en las cabeceras de los caños donde el agua de inundación se acumula a una profundidad de 20-30 cm. Se caracteriza por la presencia del saladillo (Caraipa llanorum).
 
Caños: son afluentes de lagunas y ríos que se conectan con cursos de agua dentro de la planicie de inundación. Generalmente presentan aguas negras, pobres en nutrientes.
 
Bosques inundables: tienen un papel importante en la productividad y en la riqueza de los peces de la Amazonia. En ellos se concentran una gran cantidad de material orgánico que proviene del bosque en forma de hojas, semillas, flores, frutos y animales.
 
La importancia económica de los humedales:
En el Caribe colombiano, las principales actividades económicas alrededor de los humedales son la pesca, tierras para cultivos de maíz, plátano, algodón, yuca, frijol y  patilla y, finalmente, la ganadería
 
La principal actividad desarrollada en los humedales de la Orinoquia es la pesca: mapurito, dorado, cachama, bocachico, baboso, apuy, entre otros. Cuando el agua baja en los esteros, se siembra el topocho, el hartón, el maíz y el algodón, ya que son tierras muy fértiles.
 
En la Amazonía, muchas familias se ganan la vida pescando: sábalos, bocachicos, palometas y carahuasú.
 
Las amenazas que enfrentan los humedales en Colombia
Los humedales son de vital importancia para la vida en el planeta y para el desarrollo de la humanidad. Sin embargo, enfrentan varias amenazas causadas, consciente o inconscientemente, por el mismo hombre: la agricultura intensiva, la urbanización, la contaminación, la construcción de megaproyectos, su destrucción para proyectos turísticos, la desecación, la quema de su vegetación, la caza y la pesca descontroladas y las actividades mineras.
 
 
Bibliografía:
El cambio climático y su efecto en los humedales colombianos. Fundación Omacha -  Hewlett Packard, Bogotá D.C., Colombia.
 
Los humedales de Bogotá y la Sabana. Acueducto de Bogotá, Conservación Internacional – Colombia, Bogotá D.C., Colombia. 2003
 
Humedales, ecosistemas productivos
Ministerio del Medio Ambiente, Colombia
 
+ info:
www.ramsar.org
www. humedalesbogota.com
www.minambiente.gov.co