«Cuando la ví por primera vez, no esperaba encontrarme un ser tan hermoso y tierno, entonces introduje la mano en el estanque y se acercó lentamente para analizarme...»
Ana Martínez, Voluntaria, España

El fenómeno de ‘El Niño’ presentado en los últimos años en el país ha generado, entre otras muchas consecuencias, una alteración de la dinámica hidrológica colombiana resultado de la escasez de precipitaciones y las altas temperaturas. Ciénagas, caños y humedales han visto reducidas sus cantidades de agua y, como resultado, las poblaciones que han habitado históricamente complejos cenagosos como los de Yondó-Antioquia y Mahates-Bolívar se han visto afectadas. La Fundación Omacha acudió al llamado de las comunidades de estos dos complejos cenagosos para atender inquietudes respecto al estado de los manatíes encontrados; los habitantes manifestaron comportamientos anormales, presencia de animales varados o encerrados en pequeñas pozas y algunos especímenes aparentemente bajos de peso.

El caso de Mahates

En un esfuerzo por atender a la población afectada, Fundación Omacha realizó entre el 10 de febrero y el 9 de marzo un monitoreo de los animales y de la profundidad de la ciénaga al tiempo que se llevaron a cabo talleres con pescadores y estudiantes de los grados 4 o y 5o de Evitar y Mahates en temas referentes a la conservación de la ciénaga y del manatí. Estas actividades, en conjunto con la presencia institucional en la zona lograron frenar la cacería indiscriminada e incentivar a algunos pescadores a cuidar y alimentar a los manatíes.

En el pasado, el complejo cenagoso Zarzal-El Turpe, en el corregimiento de Evitar, municipio de Mahates, y hogar de una población de manatíes antillanos, fue noticia tras conocerse la muerte de varios manatíes en el sector de La Corriente. La emergencia fue atendida por la Fundación Omacha en coordinación con Cardique, la UMATA del municipio y la Policía Ambiental, quienes realizaron la inspección para verificar la muerte de manatíes, concluyendo que los animales habían sido objeto de la cacería dirigida para la venta ilegal de la carne. Durante el recorrido realizado se encontraron restos óseos y pieles de los animales sacrificados.

También en Mahates, se recibió el reporte de una cría de manatí que quedó encerrada en el sector La Corriente, donde fue auxiliada por pescadores que le llevaban alimento; sin embargo la poca profundidad de la poza (80 cm) y las faenas de pesca con trasmallo condujeron a que los locales, por iniciativa propia, trasladaran al animal a la zona de La Bodega. El 10 de abril, la Fundación Omacha respondió al llamado de pescadores comprometidos con la protección del manatí que reportaron la muerte de uno de éstos que se encontraba en La Bodega, sector de La Corriente. Tras realizar una necropsia se encontró que la materia fecal estaba compactada y tenía un alto contenido de fibra, lo que podría haber provocado su muerte por afectaciones del sistema digestivo.

Como resultado de estas jornadas de trabajo fueron capturados 10 manatíes (cinco machos y cinco hembras), todos valorados clínicamente y encontrados en estado de deshidratación y malnutrición. Los cinco machos y tres de las hembras fueron reubicados en el lago del Batallón de Infantería N°13 en Malagana, donde encontraron un hábitat ideal y suficiente disponibilidad de alimento. Por otro lado, dos crías de manatí fueron llevadas a la estación piscícola de la Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y del San Jorge – CVS, en Lorica, Córdoba, para recibir atención médica y cuidados permanentes.

El grupo de manatíes que permanece en la zona de La Corriente se encuentra bajo constante monitoreo por parte de la Fundación Omacha y de los pescadores que, además de hacer seguimiento, les ponen bejuco ‘chavarrí’ para su alimentación. Las actividades de captura y reubicación de los manatíes contaron con la participación de la Fundación Omacha, pescadores de Evitar, la Infantería de Marina, la Policía Ambiental y la UMATA de Mahates. El traslado de los manatíes a Lorica, contó con el acompañamiento de la autoridad ambiental CARDIQUE. Otras de las actividades realizadas para atender la problemática incluyeron la asistencia del equipo a reuniones interinstitucionales que sirven como facilitadoras en la proposición de soluciones de monitoreo y educación en la zona del Magdalena Medio. 

La situación en Yondó

En los humedales de jurisdicción del municipio de Yondó, Antioquia, investigadores de la Fundación han llevado a cabo visitas para corroborar la situación de las poblaciones de manatíes de la zona, el estado de los cuerpos de agua que habitan y las amenazas que enfrentan, ya sea por parte de la comunidad o por calidad del ambiente. Tras varios días de trabajo de campo fue posible confirmar la presencia de los manatíes a través de evidencias directas e indirectas; asimismo se hizo un reconocimiento de los lugares donde habitan los manatíes, encontrando como hallazgos significativos el deterioro de los cuerpos de agua entre otras causas por la sedimentación, las altas temperaturas y el depósito de materia orgánica en forma de heces de ganado y vertimiento de aguas servidas.