«Ser voluntaria de Omacha por un mes es una experiencia que no posee una palabra para definirse y si posee muchas para describirse»
Angela Judith, Voluntaria Colombia

En el departamento de Córdoba se han realizado acciones regionales de ordenamiento ambiental que han sido apoyadas por la Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y del San Jorge –CVS-.  En este contexto una de las figuras de manejo corresponde a la declaratoria de tres Distritos de Manejo Integrado –DMI-:

2006 - Distrito de Manejo Integrado de los recursos naturales, en los manglares de la Bahía de Cispatá,  delta de Tinajones, La Balsa y áreas aledañas

2007 - Distrito de Manejo Integrado del Complejo Cenagoso del Bajo Sinú

2009 - Distrito de Manejo Integrado del Complejo de Humedales de Ayapel

La CVS, como autoridad ambiental, ha realizado enormes esfuerzos en la gestión ambiental  que van desde la declaratoria de estos humedales como áreas protegidas  hasta la puesta en marcha de los planes de acción contemplados en los planes de manejo. Sin embargo, se hace necesario el acompañamiento en esta gestión de todos los actores que de una u otra forma tiene que ver con la solución definitiva de la problemática en estas zonas. Los DMI, como figura legal definida y reglamentada, pueden promover la conservación de recursos naturales de un territorio; limitando y armonizando las actividades productivas de la misma, como alternativa de ordenamiento y manejo con impactos positivos para las comunidades y sus actividades productivas, y para la conservación de los ecosistemas naturales y sus componentes.

Desde finales del año 2010, la Fundación Omacha realiza la implementación de los Planes de Manejo de estos DMI desde un énfasis social. Con la experiencia obtenida en la zona, se ha logrado la valoración de estos ecosistemas mediante la educación ambiental, forjando la participación comunitaria y el fortalecimiento de las comunidades bases incluyendo procesos de sensibilización que hacen parte de la estrategia social para la implementación de los planes  de manejo.

Entre las actividades que se llevan a cabo en este proyecto se cuentan: educación ambiental, ecoturismo, proyecto de conservación del caimán aguja (Crocodylus acutus), vigilancia y control de los manglares, proyectos piloto, formación y creación de salvaguardas de los complejos, creación de comités de vigilancia ciudadana a la gestión ambiental, creación de un observatorio socio ambiental para los complejos, fortalecimiento de las organizaciones de pescadores y agricultores  de los municipios en cuya jurisdicción se localiza el Complejo Cenagoso del Bajo Sinú y el Complejo de los Humedales de Ayapel, para el uso colectivo y solidario de los recursos naturales y, finalmente, el diseño de sistemas agrarios sostenibles en las áreas de producción del Complejo Cenagoso del Bajo Sinú y del Complejo de los Humedales de Ayapel.

Fotografías:

* Foto 1: Panorámica de la Ciénaga de Momil desde el Cerro Mohán, desde donde se pueden apreciar islas, avifauna, vegetación y atributos paisajísticos del área.

* Foto 2:Talleres de fortalecimiento y capacidad organizativa para incentivar procesos.