«Ser voluntaria de Omacha por un mes es una experiencia que no posee una palabra para definirse y si posee muchas para describirse»
Angela Judith, Voluntaria Colombia
El día de ayer el Programa de conservación y manejo de los armadillos de los Llanos Orientales, conformado por ODL S. A., Cormacarena, la Fundación Omacha, el Bioparque los Ocarros, Corporinoquia, Corpometa; llevó a cabo la liberación de doce animales silvestres en la Reserva Natural Las Unamas (municipio de San Martín, departamento del Meta), reserva que está vinculada al programa como un Predio amigo de los armadillos
Entre los animales liberados, que fueron víctimas del tráfico ilegal y posteriormente rehabilitados por profesionales de Cormacarena y del Bioparque Los Ocarros, se encuentran: un armadillo coletrapo (Cabassous unicinctus), un cachicamo sabanerito (Dasypus novemcintus), tres zainos (Pecari tajacu), cuatro lapas (Cuniculus paca), un oso palmero (Myrmecophaga tridactyla), una zarigüeya (Didelphis marsupialis) y un tucán real (Ramphastos tucanus).  
 
El esfuerzo de atención y valoración médico veterinario realizado por los profesionales de la corporación y el bioparque da fruto en la medida que se logre devolver a la vida silvestre animales que nunca debieron ser extraídos de sus hábitats naturales. La vinculación de la comunidad y la empresa privada, junto con el trabajo de las autoridades ambientales ydiferentes ONG, es una excelente estrategia de conservación, defensa y recuperación del patrimonio ecológico representado en la fauna silvestre, en una región en constante cambio como lo es los Llanos Orientales.
El Programa de conservación y manejo de los armadillos de los Llanos Orientales invita a los llaneros y a todos los colombianos a conectarse con la biodiversidad desarrollando actividades en defensa de la conservación del patrimonio natural de Colombia, diciéndole no a la caza de animales silvestre para comercializarlos como mascotas y rechazando el consumo de carne de monte o marisca. Estas son alternativas en pro de la defensa de la fauna silvestre. Es mejor verlos en libertad, porque en tu casa no se sienten como en su casa. ¡Déjalos vivir libres!
La Fundación Omacha, en conjunto con Conservación Internacional Colombia, Fundación Malpelo, la Facultad de Ciencias de la Universidad de los Andes, la Fundación Yubarta y The Field Museum Chicago publican la Guía de campo de aletas caudales de ballena jorobada (Megaptera novaeangliae), en la cual se consolida la foto-identificación de 36 individuos de esta especie.
A través del análisis de las fotografías de las aletas caudales, junto con la información obtenida de las rutas migratorias de las ballenas jorobadas, se puede entender la interconexión entre las poblaciones que migran desde la Antártida, donde se alimentan; hacia áreas del Pacífico colombiano, ecuatoriano y peruano para reproducirse, parir y criar a sus ballenatos. Este método de fotoidentificación es muy útil ya que puede proporcionar información ecológica de la especie, lo que se convierte en una herramienta fundamental para establecer medidas de gestión y estrategias de conservación. Además, amplía el conocimiento y aporta información para las bases de datos de mamíferos marinos en el Océano Glacial Antártico con el fin de contribuir a la investigación de las jorobadas, generando insumos que ratifiquen la conectividad y generen estrategias de cooperación regional.
Esta guía es uno de los resultados del trabajo realizado por el biólogo Adrián Vásquez-Ávila, y dirigido por Fernando Trujillo director científico de Fundación Omacha, durante la III Expedición Antártica Colombiana realizada entre los meses de enero y febrero (verano austral 2016-2017) en la península Antártica, la cual fue organizada y dirigida por la Comisión Colombiana del Océano, la Dirección General Marítima y la Armada Nacional de Colombia.
 
Datos de interés sobre la ballena jorobada (Megaptera novaeangliae)
  • La ballena jorobada o yubarta es un mamífero, respira utilizando pulmones a través de una nariz o espiráculo localizado en la parte superior de la cabeza, y alimenta a sus crías con leche materna.
  • Al nacer, la cría mide entre 4 y 4,5 metros y pesa 680 kilos aproximadamente. En la adultez, alcanza a medir entre 11,5 y 15 metros y pesar hasta 30 toneladas. Las aletas pectorales pueden medir hasta 4 metros. Su aleta caudal se ubica encima de un montículo o “joroba”.
  • El patrón de coloración de la parte interna de las aletas caudales, como su forma, permite identificar e individualizar a los individuos de esta especie.
  • Utiliza una serie de “barbas” de queratina que cuelgan de la mandíbula superior para filtrar grandes volúmenes de agua y así atrapar su alimento, que está constituido principalmente por krill, peces y crustáceos.
  • Etimología: mega significa grande y ptera, ala. La palabra yubarta se deriva de la raíz vasca xibarte, que en español se traduce como joroba.
  • Su esperanza de vida es de 50 años, con registros de individuos de más de 60.
  • Las jorobadas que llegan al Pacífico colombiano lo hacen desde la península Antártica y el estrecho de Magallanes, recorriendo 8.500 km aproximadamente. En el mes de julio, llegan las primeras ballenas, buscando aguas cálidas para reproducirse, parir y criar a sus ballenatos (crías). Las jorobadas no permanecen en la misma zona. Hay grupos que regresan al Pacífico ecuatoriano y otros siguen hasta Panamá y Costa Rica. Por lo general, los machos regresan pronto al sur de Chile y a la Antártida, una vez se aparean. Las madres y los recién nacidos permanecen en la zona por cuatro meses para que las crías se alimenten de leche y crezcan lo suficiente para emprender el viaje, en noviembre, al sur.
 
Información relacionada:
 

Muchas especies de fauna se encuentran amenazadas en Colombia, como consecuencia de la disminución y desaparición de sus poblaciones por diferentes procesos ya sean naturales o por factores antrópicos, y la recuperación de sus poblaciones no es posible por medio de procesos de dispersión natural. La liberación de animales para recuperar poblaciones se convierte entonces en una herramienta para la conservación de la fauna (Rodríguez-Hurtado, 2008).

El tití cabeciblanco Saguinus oedipus es una especie endémica para Colombia. Actualmente, se encuentra en peligro crítico: según la lista de UICN (2011) principalmente por la pérdida de hábitats, la degradación ambiental y por la cacería y captura para el mercado de mascotas tanto local como internacional y para la industria biomédica (Mast y Patiño, 1988).

La información existente en Colombia sobre los procesos de rehabilitación y reintroducción, refuerzo o introducciones es escasa. Adicionalmente, los reportes sobre rehabilitación y liberación de esta especie no han sido publicados o son de difícil acceso, aunque estas se consideran alternativas viables para aquellos primates extraídos del medio (Segonds-Pichon, 1994). Tratándose de una especie tan amenazada, debe procurarse que los animales rescatados puedan regresar a su medio natural y garantizar su permanencia en él. Para lograr este objetivo, lo más indicado es adelantar proyectos de rehabilitación y liberación que permitan la restitución de poblaciones de titíes en sitios donde se encuentren disminuidas o hayan desaparecido (Leal, 2004).

Teniendo en cuenta lo anterior, la Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y del San Jorge - CVS, Urrá S.A. E.S.P y la Fundación Omacha trabajan en el restablecimiento de grupos de estos primates dentro de su hábitat natural. Para esto, cuentan con el trabajo del grupo técnico del Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre CAV – CVS y con el fin de continuar el proceso de rehabilitación, y posterior liberación, se seleccionó un área dentro de la Estación Ecológica Las Guartinajas (URRA S.A E.S.P.) donde hay presencia de especies vegetales de consumo para los titíes, fuentes de agua, y observación de alimentos, como insectos y pequeños vertebrados. Además, en esta área las observaciones de predadores naturales (aves de presa, ofidios y carnívoros) son bajas, lo que garantiza la supervivencia de estos animales.

En el CAV-CVS, se eligió un grupo de cuatro titíes: una hembra juvenil y tres adultos (un macho y dos hembras) debido a las condiciones sanas y etológicas. Además, la hembra dominante tuvo dos gemelos, como es frecuente en esta especie, y se encuentra en estado de lactancia en cautiverio. Por esta razón, se hizo necesario continuar el proceso de rehabilitación en campo para tener éxito en la supervivencia de las crías y que se desarrollen en condiciones naturales. De igual forma, se garantiza el suministro de los requerimientos esenciales en la nutrición para reintroducirlos al medio natural y así garantizar exitoso el proceso de liberación.

 

Acostumbramiento al lugar de liberación o pre-liberación

Los individuos fueron ubicados en una jaula adecuada con ramas de árboles y troncos como perchas, y se realizaron observaciones con el fin de determinar el momento idóneo para la apertura de jaula. Inicialmente, se les suministró alimentos según la última dieta proporcionada en el CAV-CVS, y se fueron sustituyendo por frutos silvestres recolectados en el lugar de la liberación.

Concepto para liberación

Luego de pasar dos meses aproximadamente dentro de la jaula y dado los resultados de las observaciones etológicas (estudio del comportamiento) del grupo titíes cabeciblancos, por ejemplo, del uso y aprovechamiento de los insectos (alimento esencial para su adaptación en campo) que ingresaban o merodeaban el recinto, se abrió la jaula.

Además, se tuvo en cuenta que el área cumple con las condiciones para la readaptación de estos primates: es una zona de relictos de bosques secos y húmedo en su mayoría conectados por árboles o cercas con vegetación que a su vez sirven de conectores entre los parches. También, se encuentra una gran variedad de especies de plantas ya sea para el consumo; refugios, desplazamientos y descansos, entre otros; así como cuerpos de agua: río, arroyo y un lago.

Seguimiento post-liberación

El tiempo estimado para esta etapa será de 60 días aproximadamente, y dependerá de la adaptación de los individuos al medio silvestre. Se realizarán recorridos aleatorios diariamente, con el fin de ubicar a los animales y se registrarán los avistamientos para describir el tipo de observación (vocalización, observación directa o hallazgos de materia fecal), el lugar de ubicación, y la posible identificación de los individuos avistados. De igual forma, se verificará el estado del grupo y la ocurrencia de eventos como la expulsión y entrada de otros individuos y el nacimiento de crías.

También, se realizarán capacitaciones, talleres y charlas sobre la ecología e importancia de conservación del tití cabeciblanco, con la comunidad vecina a la estación. Los talleres se harán con estudiantes y profesores, padres de familia, habitantes de las veredas de Pasacaballos, Nuevo Oriente, Nuevo Ceibal, Nueva Platanera y con la comunidad en general.

Dos perezosas liberadas y una pareja de saínos y de chigüiros en lista de espera

Por otro lado, se realizó la liberación de dos individuos hembra juveniles de perezosos de dos uñas de la especie Choloepus hoffmanni producto de la incautación por parte de las autoridades ambientales. Estos dos individuos fueron rehabilitados en el CAV-CVS y se dio el visto bueno para su retorno al medio natural y, de esta forma, continuar su ciclo biológico en su hábitat. Al igual que a los otros especímenes liberados dentro de la Estación Ecológica Las Guartinajas, se les hace seguimiento post-liberación para garantizar la adaptación de estos animales en el medio natural.

Finalmente, dos saínos Pecari tajacu y dos chigüiros Hydrochoerus isthmius se encuentran en estado de semi-cautiverio en la estación, luego de que la valoración biológica determinara que no se encontraban aptos para retornar al medio natural por el grado impronta de estos cuatro individuos, al ser mantenidos desde temprana edad en cautiverio. Es posible que las condiciones del área puedan facilitar el desarrollo de conductas naturales y se llegué a su reintroducción en sus respectivos ecosistemas.

Información relacionada:

En el marco del Programa de conservación de delfines de río en Suramérica, la Fundación Omacha en trabajo conjunto con WWF Colombia, Whitley Fund For Nature, Fondation Segré, Fundación Ecollanos y Neotropical Cuencas organizaron la expedición Río Arauca 2017: un río, dos países. Esta expedición tiene como objetivo establecer los tamaños poblacionales de las toninas, caimanes llaneros, aves y peces en este río fronterizo entre Colombia y Venezuela.
 
En esta expedición participarán 15 científicos expertos en biodiversidad de Colombia, Venezuela y Brasil adscritos a diferentes ONG, institutos de investigación y universidades. Se llevará a cabo entre los días 30 de septiembre al 6 de octubre, y recorrerá 308 kilómetros aproximadamente del trayecto del río y caños que comunican a la población de Saravena y Puerto Colombia.  Además, este equipo de profesionales estará acompañado por 7 periodistas colombianos y venezolanos que realizarán un cubrimiento continuo de esta importante investigación binacional.
Para Fernando Trujillo, director científico de la Fundación Omacha, “Esta es una gran oportunidad para aunar esfuerzos de conservación en entre Colombia y Venezuela, en un río poco estudiado”. De igual forma, para Fernando Anzola, director de la Fundación Ecollanos, “Esta expedición es una oportunidad para mostrar al interior de Colombia que Arauca no es violencia, no es contrabando ni atentados terroristas. El departamento tiene para mostrar una de las biodiversidades más ricas del país. Es importante resaltar que tiene la población más grande de caimán llanero (Crocodilus intermedius) endémica de la Orinoquia colombo-venezolana, especie que se encuentra en Peligro Crítico de extinción pero que en Arauca se están recuperando y cuenta con más de 200 individuos adultos”.
Previo al inicio de esta expedición, se hará un conversatorio en la ciudad de Arauca en donde científicos de Colombia y Venezuela presentarán sus trabajos en diferentes campos de la conservación de fauna acuática y sus hábitats, en el río Arauca.
La Expedición Río Arauca 2017: un río, dos países cuenta con el apoyo de la Gobernación de Arauca, alcaldías locales, Corporinoquia, el Instituto Alexander von Humboldt, instituto Venezolano de Investigaciones Científicas, Universidad Nacional de Colombia, Fundación El Alcaraván (Ecopetrol y OXY), FUDECI, Unellez, Universidade Federal do Amazonas y HP-Colombia.
 
Información relacionada:
 

Los integrantes del Club Amigos de Las Guartinajas tuvieron la oportunidad de conocer el proceso de rehabilitación de un grupo de seis titíes cabeciblancos Saguinus oedipus que se está llevando a cabo en la Estación Ecológica Las Guartinajas.

En una visita hecha por los integrantes de este club conformado por niños y jóvenes de las comunidades cercanas a la estación: Campo Bello, Nuevo Ceibal, Platanera y Nuevo Oriente; conocieron la importancia de esta especie endémica del Caribe colombiano junto con el programa de rehabilitación y readaptación que se lleva a cabo en Las Guartinajas.

La jornada comenzó con una presentación en el auditorio de la estación donde se les habló sobre las características generales de la especie, hábitos alimenticios, reproducción, distribución geográfica, interacciones sociales y estado de amenaza. Posteriormente, el grupo fue conducido hasta el arboreto donde se desarrolla la rehabilitación de estos primates.

La empresa URRA S.A E.S.P., mediante su gestión ambiental voluntaria en pro de la protección del medio ambiente, trabaja junto con la Fundación Omacha (como operadora de la Estación Ecológica Las Guartinajas) en la difusión del conocimiento de las especies, su importancia para el equilibrio de los ecosistemas. Además, promueve acciones que contribuyan con la conservación de la fauna y la flora del alto Sinú principalmente en las zonas donde los humanos y la fauna silvestre comparten sus espacios de vida, para que la comunidad apoye acciones de conservación de especies amenazadas, como el titi cabeciblanco.

Sobre el tití cabeciblanco

  • Es una especie endémica de Colombia. Se encuentra en la región de Urabá en la margen derecha del río Atrato, en el P.N.N. Los Katíos (noreste antioqueño), al noreste del Chocó y en los departamentos de Córdoba, Sucre, Atlántico y el norte de Bolívar.
  • Frecuenta selvas pluviales, inundables, bosques secos caducifolios y rastrojos.
  • Es un primate de hábitos diurnos y arborícolas. Consume frutos, yemas, hojas, insectos, pequeños reptiles y ranas.
  • Forma grupos de 2 a 7 individuos, llegando incluso a 13, quienes mantienen territorios fijos y los defienden violentamente de invasores.
  • El nacimiento de gemelos es más frecuente que el de un solo individuo.
  • Se encuentra en la categoría Críticamente Amenazada (CR) y enfrenta amenazas como el tráfico y la deforestación para dar paso a la agricultura y ganadería.

Información relacionada:

Página 1 de 33